Saltar al contenido

Pathfinder juego de rol

Pathfinder

Cuando pensamos en pasatiempos para reuniones numerosas, no cabe la menor duda de que los juegos de rol son uno de los entretenimientos más elegidos.

Es que la posibilidad de interpretar un rol específico o a un personaje hacen que este tipo de juego sea sumamente divertido.

Por esta razón, pese al avance de las consolas de videojuegos, siguen estando vigentes en gran parte del territorio español.

Uno de los juegos de rol más exitosos de la última década es, sin dudas, Pathfinder, de la editorial norteamericana Paizo.

Este pasatiempo viene cautivando a jóvenes y adultos por igual. Sin duda, ha vuelto a poner en primer plano a este tipo de juegos.

Definitivamente, vale la pena conocer en profundidad cómo se juega al Pathfinder, qué personajes existen y el objetivo que se plantea.

¿Qué es Pathfinder?

Podríamos definir el mundo de Pathfinder como una mezcla entre las exitosas y aclamadas producciones Game of Thrones y El Señor de los Anillos.

Este juego es la puerta de entrada a un fantástico lugar, donde héroes se enfrentan a poderosos dragones y deambulan por tumbas olvidadas.

Al mismo tiempo, está habitado por orcos salvajes, sabios enanos y elfos misteriosos, por lo que el peligro está siempre latente para los jugadores.

En este sentido, los participantes pueden interpretar desde un simple clérigo, hasta un poderoso hechicero.

Por esta razón, las misiones de cada participante son diferentes, ya que, por ejemplo, pueden terminar siendo un habilidoso espadachín o un mago oscuro.

¿Cómo se juega?

Como en todo juego de rol, cada participante interpreta a un personaje distinto, que durante la partida será su “alter ego”.

En primer lugar, los jugadores tienen que crear la personalidad, por lo que deberá reforzar algunas de estas características: Fuerza, Destreza y Constitución (todas estas aptitudes físicas) o Inteligencia, Sabiduría y Carisma (cualidades que hacen a la inteligencia).

La constitución del personaje se lleva a cabo mediante la tirada de dados. Está claro que, si el participante elige un guerrero, deberá optar por características físicas. Lo contrario ocurre si el jugador es un mago o un elfo.

Completado el perfil de cada uno de los participantes, empieza la aventura. En general, son equipos de 3 o 4 personas, por lo que es clave ser varios para jugar al Pathfinder.

La esencia de este juego de roles es que los compañeros se ayuden entre sí para completar la misión que les fue asignada.

El rol del Director del Juego (DJ)

Ahora bien, ¿Cómo sé que aventura tengo que completar? Aquí aparece la figura del Director del Juego (DJ), que es trascendental.

Él plantea la misión para cada grupo de jugadores, estableciendo con claridad los pasos necesarios a seguir.

En este sentido, la aventura puede ser escoltar una caravana por una ruta comercial o liberar a un prisionero en una torre custodiada por un dragón.

La decisión dependerá del DJ, quien seguramente se basará en las habilidades de cada personaje para darles la misión que crea apropiada.

Una vez que los grupos tienen su aventura asignada, deberán trazar planes, recabar información y, finalmente, dirigirse al objetivo, mediante el lanzamiento de dados.

Una vez culminada la aventura, los ganadores reciben oro como recompensa, que les ayudará a perfeccionar a sus personajes para la siguiente aventura.

No hay una duración estipulada del juego, ya que depende de la complejidad de cada misión y, por supuesto, el entusiasmo que los participantes pongan en la disputa.

¿Qué se necesita para jugar?

En primer lugar, para jugar al Pathfinder, es imprescindible adquirir la recopilación de las reglas del juego, un libro de 576 páginas.

Por su parte, el Director del Juego debe contar con el Bestiario, un compendio de monstruos y criaturas de todo tipo y condición, y la Guía del Mundo del Mar Interior, que es el mundo imaginario de Golarion, escenario en el que se llevan a cabo las aventuras de este juego.

Por el lado de los jugadores, es necesario que cuenten con: lápiz, papel, dados, una miniatura que represente a sus personajes y, por supuesto, mucha imaginación para interpretar a su respectivo personaje.

Caja de iniciación

Muchas personas, que quieren iniciar su camino en el fantástico mundo de Pathfinder, optan por adquirir la caja de iniciación.

En ella vienen una serie de reglas sencillas para crear y dotar de habilidades al personaje elegido. Al mismo tiempo, cuenta con aventuras desafiantes, que incluyen, por ejemplo, batallas épicas contra dragones.

Esta caja cuenta con todo lo necesario para aquellos principiantes con intenciones de conocer el juego de rol más famoso de la actualidad.

Eso sí, esta “mini versión” de Pathfinder está diseñada para que jueguen entre 2 y 5 personas. Es, en definitiva, un primer acercamiento a la versión real.

En conclusión, este juego de rol está haciendo historia por la complejidad del mundo de fantasía que les presenta a sus jugadores.

Por eso, si estás buscando un pasatiempo para esas reuniones numerosas con amigos, Pathfinder es una excelente opción.